El joven de 23 años decidió cortarse el pene después de que fumara dos gramos de marihuana en solo dos bocanadas.

De acuerdo al caso presentado en el Journal of Medical Case Reports, dos horas después de fumar la marihuana, el hombre empezó a tener una erección dolorosa no relacionada a ninguna estimulación sexual y aseguró que su glande se veía distorsionado. 

Con la intención de erradicar el dolor, el hombre decidió recortar la piel de su pene varias veces y terminó amputándose completamente el miembro.

Al hombre se le diagnosticó psicosis inducida por cannabis, esto debido a que los síntomas comenzaron tras el consumo de la marihuana y no hubo evidencia de abuso de otras sustancias.

Según el Daily Mail, tras la autoamputación, el hombre todavía esperó dos horas antes de buscar atención médica en un hospital de la ciudad de Chiang Mai. 

Los doctores que atendieron al hombre mencionaron que consideraron la posibilidad de volver a colocarle el pene, pero el miembro estaba demasiado dañado y suponía un posible riesgo de infección para seguir adelante con el procedimiento.

Además, los doctores señalaron que la parte distal del pene estaba contaminada con hormigas y tenía las venas dorsales frágiles.

Tras ser intervenido quirúrgicamente, el hombre fue entrevistado por un psiquiatra, quien descubrió que sufría de alucinaciones visuales y auditivas, mismas que cedieron después de dos semanas.

El estudio publicado también especificó que, antes de su autoamputación, el hombre había dejado de consumir cannabis durante tres meses después de haber sido consumidor frecuente durante dos años.

Con respecto al origen del dolor de la erección, este sigue siendo un misterio, pero los médicos dijeron que podría haber sido un caso de priapismo, una erección dolorosa que dura más de cuatro horas, aunque el padecimiento del hombre de Tailandia no se puede diagnosticar debido a la amputación antes de las cuatro horas.