Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, es uno de los narcotraficantes mexicanos más conocidos, lo que hace pensar que no le teme a nada.

Sin embargo, la criminóloga, Mónica Ramírez Cano, reveló que “El Chapo” le teme a la oscuridad, hecho que suele ser mayormente común en los niños y no en los adultos.

“Joaquín ¿a qué le temes?” le pregunté al “Chapo” Guzmán mientras éste comía dentro del espacio que se adaptó para nuestras entrevistas. Yo tomaba agua y estábamos relajados. “Usted sabe que soy poco de temer, pero lo que si me da mucho miedo es la oscuridad”, escribió la criminóloga en sus redes sociales.

Según se detalla, el narcotraficante dio dicha información en una de las entrevistas que se le realizaron en 2016 para hacer su perfil criminal en el Penal de Máxima Seguridad de La Palma, en el Estado de México.

“Es que déjeme le cuento que cuando yo era chiquito, teníamos que salir al baño y atravesar el patio trasero que en un costado tenía una fuente y un día que salí en la madrugada, ya no me podía aguantar, en ese momento, algo muy pesado cayó en la fuente y salí hecho una bala. Nombre oiga, estábamos tan asustados, yo más, que jamás pude atravesar ese patio solo”, relató “El Chapo”.

Antes de que fuera extraditado a Estados Unidos, Ramírez Cano se sentaba durante horas con Guzmán Loera. La criminóloga mencionó que el fundador del Cártel de Sinaloa era una persona respetuosa, cordial y amable.