Leópolis, Ucrania.— Rusia ha lanzado su tan temida ofensiva a gran escala para tomar el control del este de Ucrania con ataques a lo largo de un extenso frente de 480 kilómetros (300 millas), informaron funcionarios ucranianos, en lo que marcó el inicio de una nueva y posiblemente determinante fase de la guerra.

“Las tropas rusas han comenzado la batalla por el Donbás”, dijo el presidente Volodymyr Zelenskyy en un discurso por video. Afirmó que una “parte significativa de todo el ejército ruso está ahora concentrada en esta ofensiva”.

El Donbás es el corazón industrial de Ucrania, situado en el este del país, con una población mayoritariamente de habla rusa, y donde los separatistas respaldados por Moscú han estado luchando contra las fuerzas ucranianas durante los últimos ocho años y han declarado dos repúblicas independientes que han sido reconocidas por Rusia.

Hace pocas semanas, el Kremlin declaró que la captura del Donbás era su principal objetivo de la guerra, tras haber fracasado en su intento de llegar a Kiev. Después de replegarse de la capital, comenzó a reagrupar y reforzar a sus tropas terrestres en el este para lo que presumía que sería una batalla abierta.

El Estado Mayor de Ucrania dijo que las fuerzas rusas intensificaron ayer sus ofensivas en las regiones de Luhansk y Donetsk, que pertenecen al Donbás, así como en la zona de Zaporiyia.

“Esta mañana, casi a lo largo de todo el frente de batalla de las regiones de Donetsk, Luhansk y Járkiv, los invasores intentaron penetrar nuestras defensas”, dijo Oleksiy Danilov, secretario del consejo de seguridad nacional de Ucrania, en declaraciones reproducidas por la prensa ucraniana. “Afortunadamente, nuestro ejército está resistiendo. Pasaron por sólo dos ciudades, Kreminna y otra pequeña localidad”.

“No cederemos ninguno de nuestros territorios”, añadió.

En tanto, en la asediada ciudad portuaria de Mariúpol, Denys Prokopenko, comandante del Regimiento Azov de la Guardia Nacional de Ucrania, dijo en un mensaje transmitido en video que Rusia ha comenzado a arrojar bombas anti-búnker en la planta siderúrgica de Azovstal, donde el regimiento se encuentra atrincherado.

El enorme complejo cuenta con una serie de túneles en los que se resguardan tanto personal militar como población civil. Se cree que es el último gran bastión de la resistencia en la destruida ciudad del sur de Ucrania.

Bombardean Leópolis

Durante la madrugada del lunes y a lo largo de la jornada, Rusia bombardeó la ciudad occidental de Leópolis y diversos objetivos en distintos puntos de Ucrania, en un aparente intento de diezmar las defensas del país.

Al menos siete personas murieron en la ofensiva con misiles en Leópolis, una ciudad cercana a la frontera con Polonia que únicamente ha registrado ataques esporádicos en los casi dos meses de conflicto, y que se ha convertido en refugio para civiles que huyen de los combates en otras partes del país. Para la creciente molestia del Kremlin, Leópolis también se ha convertido en una importante vía para el suministro de armas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

El ataque ruso en Leópolis fue dirigido contra tres instalaciones de infraestructura militar y un taller automotriz, según el gobernador regional Maksym Kozytskyy, quien señaló que entre las personas heridas hay un niño.