Caifanes ha decidido alzar la voz contra los feminicidios en México. La banda de rock, una de las más emblemáticas del país, visitó Nuevo León, el estado donde fue hallada muerta Debanhi Escobar y donde han desaparecido otras 55 mujeres en lo que va de año, y dejó clara su postura ante los crímenes contra las mujeres, una situación que no ha hecho sino empeorar en los últimos años.

El propio Saúl Hernández, líder de la agrupación, recordó que este problema ya es añejo, pues en el pasado formó parte de una campaña conjunta con Jaguares, otra banda de culto, para protestar por la crisis de feminicidios en Ciudad Juárez, Chihuahua.

«Hace varios años, con Jaguares, iniciamos una campaña en Ciudad Juárez contra los feminicidios. Fue una campaña que para nosotros fue la primera vez que enfrentamos esta situación con un colectivo de madres que buscaban a sus hijas: escuchamos sus testimonios, participamos, estuvimos con ellas y el porcentaje es muy grande; es triste que ahora, veintitantos años después, esté peor», externó el vocalista durante el concierto que brindaron.

En la época que referenció Hernández, finales de los 90 y principios de los 2000, la opinión generalizada señalaba a la violencia de género como un asunto exclusivo de Ciudad Juárez, percepción que en algunos círculos privilegiados sigue vigente, como dejó ver la presentadora María Julia Lafuente hace una semana. Pero la realidad ha rebasado a todo el país, que día con día se ve retratado en el espejo del horror.

Con un 99% de impunidad en el país, la desconfianza en las autoridades se ha extendido en todos los ámbitos. Casos como el de Debanhi han indignado a una sociedad que se niega a convivir con el terror cotidiano. Saúl Hernández entiende y comparte la desconfianza de la gente hacia las instituciones encargadas de procurar e impartir justicia.