Nueva York, Estados Unidos.- El hombre blanco acusado de matar a 10 personas negras en un supermercado en Buffalo compareció brevemente ante el tribunal el jueves para escuchar la acusación formal de un jurado de instrucción, de homicidio agravado.

El fiscal Gary Hackbush dijo que el jurado entregó al tribunal la acusación a Payton Gendron, de 18 años, el miércoles.

Gendron, que vestía indumentaria naranja de preso y mascarilla, permaneció en silencio durante toda la audiencia y regresó a la cárcel, donde permanecerá detenido sin derecho a fianza. Alguien le gritó, «¡Payton, eres un cobarde!», cuando salía flanqueado por guardias.

Gendron difundió el ataque en vivo a una plataforma en línea mediante una cámara colocada en su casco, antes de entregarse a la Policía frente a la tienda de alimentos. Poco antes del ataque del sábado pasado, envió cientos de páginas escritas a grupos de discusión en línea en las que detalló sus planes para el asalto y su motivación racista.

Los documentos examinados por los investigadores incluyen un diario íntimo que escribía en la plataforma de chateo Discord.

En su comparecencia inicial, el abogado de oficio de Gendron presentó una declaración de «inocente» en nombre de su defendido.

La masacre en el supermercado Tops estremeció a una nación acostumbrada a las masacres. Todas menos dos de las 13 personas baleadas eran negras. En sus escritos en línea, Gendron dijo que planificó el asalto debido a la atracción que ejerció sobre él la ideología supremacista blanca que conoció en internet.

El diario dice que Gendron planificó su ataque en secreto, sin ayuda ajena, pero Discord confirmó el miércoles que unos 30 minutos antes del ataque envió una invitación a un grupo pequeño de personas para que pudieran acceder a sus escritos íntimos.

Algunos aceptaron la invitación. No estaba claro cuántos leyeron los escritos o se conectaron para ver el asalto en vivo. Tampoco estaba claro si alguien trató de alertar a la Policía.

El jefe de la Policía de Buffalo, Joseph Gramaglia, ha dicho que los investigadores trataban de obtener, verificar y revisar los escritos publicados por Gendron en internet.

La Gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, autorizó a la procuradora Letitia James a investigar las plataformas de redes sociales utilizadas por Gendron para determinar si correspondía acusarlas de «proveer una plataforma para planificar y promover la violencia».