Durante casi una década, el municipio de Urique y sus alrededores han vivido bajo el terror de José Noriel P.G., alias “El Chueco”, un hombre de 29 años que opera las actividades criminales del grupo de Los Salazar, ligado al Cártel de Sinaloa. 

Nacido en mayo de 1992 en una de las comunidades de Urique, “El Chueco” se abrió paso en las filas de la delincuencia organizada hasta convertirse en el “jefe de plaza” de Los Salazar, célula que tiene control en la región de Chínipas y la frontera con Sonora. 

La estructura que creó para controlar las actividades delictivas en esta zona está integrada por sus hermanos Leonardo, alias “El Cinco”, y Gilberto, conocido como “El Shakira”, que opera en la comunidad de Cerocahui. 

El líder criminal tiene un perímetro de influencia en la cabecera del municipio de Urique y se extiende a diversos poblados, principalmente Ciénega de Trejo, Mesa de Arturo, Bahuichivo, Cerocahui y San Rafael. 

Desde la pasada administración fue señalado por la Fiscalía General del Estado (FGE) como el responsable de ordenar el ataque a la comandancia de la corporación estatal en Urique el 6 de septiembre de 2017, en el que resultaron lesionados dos agentes de la Policía Ministerial.

También fue identificado como el autor de asesinato del estadounidense Patrick Braxton-Andrew, ocurrido el 28 de octubre de 2018 en Urique. Según las versiones oficiales, el maestro de español, originario de Carolina del Norte, fue privado de la vida porque el capo lo confundió con un agente de la Administración de Control de Drogas (DEA). 

Asimismo, se le imputa haber ordenado la privación de la libertad y asesinato del activista Cruz Soto Caraveo, integrante del Colectivo de Familias Desplazadas Forzadamente de la Sierra Tarahumara, quien fue encontrado sin vida el sábado 19 de octubre de 2019 luego de haber sido levantado el 13 de octubre en la comunidad de Los Llanos, municipio de Guazapares.

Aunque nunca se le acusó formalmente, también se sospecha que puede estar relacionado con la desaparición de Rubén Flores Cisneros, Juan Antonio Martínez Parra y Javier Muñoz Pérez, tres comerciantes zacatecanos que fueron vistos por última ocasión el 31 de octubre en el poblado de San Rafael. 

Último operativo

El pasado 27 de abril, la FGE y la Secretaría de Marina (Semar) desplegaron un operativo en la comunidad de Bahuichivo en busca de José Noriel, que concluyó con la detención de un sujeto identificado como Juan de Dios “N”, y un menor de 16 años de iniciales C. A. C. L., quienes mantenían a una persona privada de su libertad. 

Ricardo Mejía Berdeja, subsecretario de Seguridad Pública de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, informó que en el despliegue se aseguraron 65 armas largas, 16 armas cortas y diferentes aditamentos lanzagranadas, además de una cantidad de droga, entre ella goma de opio con un valor de 26 millones 250 mil pesos.