La gobernadora del Estado, Maru Campos, expuso que se aplicará toda la fuerza de las autoridades para evitar que se den casos como el de Cerocahui y añadió que se ha asegurado la región para garantizar la seguridad de los habitantes.

Lamentó el asesinato de tres personas, incluyendo a los dos sacerdotes jesuitas y expresó que se ha puesto con contacto con los secretarios federales para desarrollar la estrategia de seguridad.

La mandataria estuvo acompañada por mandos de fuerzas federales y estatales, además del delegado del Bienestar.

Indicó que este hecho se enfrentará con equipos de inteligencia que ya están actuando.