Florida, Estados Unidos.- Siete años pasará en prisión una mujer que dejó a su bebé en un basurero.


Esta mujer que dejo a su bebé en un basurero se declaró culpable de intento de homicidio y abuso infantil.


Asimismo, aceptó la sentencia de siete años de prisión y una posible deportación.


Dos trabajadores de mantenimiento en un complejo de apartamentos de Boca Ratón escucharon el llanto proveniente del contenedor y rescataron al bebé de seis libras y ocho onzas de Rafaelle Sousa. Fue acogida por su novio, quien la llamó Sarah.


El abogado de Sousa dice que la mujer brasileña de 38 años no sabía que estaba embarazada hasta que se puso de parto y estaba en estado de shock cuando nació el bebé hace tres años.


“La gente la mira y piensa que ve este monstruo”, dijo la abogada J. Samantha Vacciana fuera de la sala del tribunal.


“Lo que están viendo es a alguien que tuvo una experiencia traumática severa que les provocó una ruptura mental aún más severa”.


Sousa, que ya estaba cuidando a su hijo de tres años, había tomado Tylenol y pastillas para adelgazar un mes antes del nacimiento para lidiar con el dolor y el aumento repentino de peso, pero no podía pagar una visita al médico y no sabía estaba esperando otro hijo, dijo su abogado.


Cuando la cabeza de la recién nacida golpeó el asiento del inodoro, estaba azul y no respiraba, dijo Vacciana.


Sousa pensó que el bebé estaba muerto y que estaba perdiendo sangre rápidamente.


La colocó en una bolsa de basura y luego en otra bolsa con basura y posos de café.


La policía encontró servilletas usadas para absorber sangre dentro de ellas, junto con recibos que los llevaron a Sousa.


Más tarde, les dijo a los investigadores que regresó dos veces durante las siguientes tres horas tratando de ver si el bebé estaba realmente muerto, pero no pudo acercarse lo suficiente porque había gente en el estacionamiento.


El abogado le dijo al Post que Sousa solo había vivido en los Estados Unidos durante cuatro años y no sabía leer, escribir ni hablar inglés. Perdió la custodia de ambos niños luego de su arresto, lo que le rompe el corazón, dijo Vacciana.


El juez principal del condado de Palm Beach, Barry Cohen, le preguntó a Sousa el miércoles si entendía que su declaración de culpabilidad la somete a la deportación después de la prisión. Sousa nunca obtuvo la ciudadanía estadounidense.


“Sí”, dijo Sousa.