Un interno apodado “el Vaquero” atacó a otro conocido como “el Calibre”, presunto miembro fundador del grupo delictivo conocido como Cártel del Noreste. Estas acciones sucedieron en Centro de Reinserción Social (Cereso) de Chetumal. Información preliminar indica que el hecho aconteció en el Área de Conductas Especiales, la cual quedó resguardada por custodios. Tras los hechos, los internos fueron resguardados en sus celdas y el agresor fue llevado al área de castigo.

Diferentes medios locales señalan que la víctima fue trasladada al área de enfermería pero no logró llegar con vida. “El Calibre” era miembro perteneciente a “los Pelones”, grupo que se presume nació tras una escisión del Cártel del Golfo. Después del ataque, un grupo de internos se alertó y amenazó con vengarse, por lo que a las personas que visitaban el lugar fueron retiradas.

En el Cereso de Chetumal hay por lo menos 300 internos en estado de hacinamiento. Bajo la responsabilidad del director actual, Hugo Silva Solorzano, se han presentado dos homicidios, pues en mayo pasado asesinaron al interno conocido como “el Mono” y se suma la muerte de “el Calibre”, después del ataque de este jueves 4 de agosto

También el jueves 4 de agosto se informó el cese de operaciones de una célula criminal del Cártel del Noreste en Zacatecas y Guadalupe. Cabe recordar que en julio pasado, el gobernador de Nuevo León, Samuel García Sepúlveda, comunicó los resultados de un operativo en contra del Cártel del Noreste. Samuel García compartió fotos de 2 menores presuntamente utilizados por el Cártel, pero realizó esta acción sin ocultar los rostros violando así su acceso al debido proceso.

El pasado mes abril sicarios del Cártel del Noreste mostraron su poder en Tamaulipas, incluso a pesar de la captura de su líder Juan Gerardo Treviño Morales, conocido como “el Huevo” pues lanzaron huevos durante el Domingo de Pascua. Nuevo Laredo es una de las zonas principales del Cártel del Noreste.

Asimismo, en abril, elementos de Fuerza Civil y la Secretaría de Seguridad Pública de Nuevo León detuvieron a 44 presuntos sicarios del Cártel del Noreste después de ser emboscados por los criminales que conducían vehículos motorizados. Además de las detenciones se decomisaron 14 armas largas, ocho armas cortas, 51 cargadores, 907 municiones, ocho vehículos y cuatro radiofrecuencias.